Mis cadenas.

Cadenas veo al mi alrededor, cadenas que no puedo romper y me llenan de terror. No logro entender como fue que llegué aquí y por qué deje que me ataran así, no entiendo.
¿Quien me tiene aquí? ¿Por qué no logro salir?

Me muevo y trato de huir pero al correr me arrastran las cadenas a este lugar tan frío y gris, he intentado romperlas pero son fuertes, imposibles de partir, he tenido llaves pero ninguna encaja, son tan difíciles de abrir, me doy por vencida, me canso y vuelvo a dormir. Es la rutina que ya vive en mí.

Entro en un sueño que cada día tengo, analizo con prisa, porque él final nunca encuentro, siento que trata de decirme como llegué a este agujero pero siempre despierto antes de descubrir cual fue ese mal movimiento que me enredó y me condenó a estar sin libertad, que no me permite volar, que no me deja soñar.

Lo único que recuerdo, es un árbol grande y viejo, veo una mano que me guía a ver lo que tiene detrás, es algo que no logro diferenciar porque hay mucho viento, y entonces me acerco, me da mucho miedo y ahí es donde despierto.

Hoy me atreveré, dejaré el miedo y miraré lo que hay detrás de ese árbol viejo, hoy descubriré que es lo que me ha atado todo este tiempo, hoy sabré que es lo que no me ha dejado cumplir mis sueños y por fin conoceré como luchar contra eso.

Volví a soñar, y esta vez si me empecé a acercar, iba paso a paso al árbol cada vez mas cerca y tenia mucho miedo y suspenso de saber lo que había detrás, al llegar no pude aguantar las ganas de llorar, empecé a temblar, no podía creer que todo este tiempo he estado encadenada por mi misma, yo era mi prisionera, yo misma estaba acabando con mi vida.

Detrás de ese árbol viejo, había un espejo y en él estaba mi reflejo.

Yo era la culpable de mi sufrimiento y nunca estuve atada pues siempre tuve mis alas pero nunca las vi, pues estaba concentrada en las cadenas que supuestamente me atormentaban.

Pero podía salir mucho antes de lo que me imaginaba, yo era la llave, por eso buscaba y no la encontraba.

Ahora ya se que debo hacer cuando me sienta aprisionada, pues aunque me caiga se que tengo mis alas, para no volver a ese lugar que yo misma imaginaba, y que a mi mente dominaba.

“Tu tienes él poder de atarte o liberarte, tu mente es la que tiene esa clave, siempre sé positivo y lucha por superarte”

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s