No he cambiado, he crecido.

Amate siempre, la persona más importante en tu vida, eres tu

Algunos dicen que he cambiado, que ya no soy la misma de siempre. Pero por supuesto que lo soy.
Pero ahora con una nueva mentalidad, con una nueva perspectiva de ver la vida. Ya sé decir lo que siento, y soy sincera conmigo misma.
Ya no me culpo por todo, no me hago daño, ni finjo una sonrisa.
La vida se ha encargado de enseñarme cosas importantes, ya que tengo más heridas que años, y puede que suene un poco lamentable, pero en realidad gracias a eso, me he convertido en la persona que soy hoy en día.
No dependo de nadie para estar bien, he aprendido a desconfiar de una mirada de frente y a confiar en una cara que a veces ni se atreve a mirar, ya que me han mentido con los ojos abiertos y me han dicho la verdad a mis espaldas.
Digo la verdad ante todo, y puede que duela pero ya no quiero parecer perfecta, ni satisfacer a los demás. Mucho menos dejar que me traten mal, en todo este proceso he comprendido que cada uno de nosotros tiene un valor inigualable, y cuando al fin pude ver el mío, me dije a misma que nunca permitiría que me quisieran a medias, porque para eso ya estoy completa y puedo amarme sin necesidad de que otra persona lo haga.
Encontré la felicidad en la soledad, me encontré a mi misma y ha sido mi mejor regalo, ya cualquiera no viene a pintarme un paraíso, pues el verdadero paraíso lo construye uno mismo.
Sobre todo he aprendido a salir adelante, a levantarme cuando caigo, y llorar si es necesario para sanar las heridas, porque todos tenemos secretos, todos tenemos sufrimientos, pero lo importante es controlar esos sentimientos y luchar por ti, porque ya no podemos huir de ellos, hay que enfrentar nuestros miedos y ganar.
He aprendido a tener paz, a ir sin prisa, a caminar despacio esta vida, a dejar ir lo que me hacía daño, y recordar lo necesario.
Así que no he cambiado, solo he crecido. Y crecer no es cambiar, es progresar.
Y por eso no quiero a personas que no quieran arriesgar, nadie va a cambiar a donde me dirijo y si alguien quiere estar, como mucho le invito a que vaya conmigo.
-Iliana Torres, Inmarcesible.

Tu eres mi primavera.

Hay muchos colores y demasiadas flores,

que me llenan de infinitas sensaciones.

Siento que la tristeza se esconde,

y las risas fluyen a montones.

Tu provocas en mi vida una primavera de alegría.

Me regalas tu amor con hermosas melodías,

y juntos hacemos que todo tenga armonía.

Es inexplicable tu fragancia, pues eleva mi alma,

hace que no necesite más nada, solo tu mirada.

No te vayas primavera, que mi corazón te ama.

No te marches, porque sin ti todo es frustrante,

pues el otoño llega y deja las flores marchitarse,

pero tu haces que cada una de ellas canten,

por eso nunca me canso de amarte.

-Inmarcesible, Iliana Torres.

Él regalo del otoño.

Mi vida está vacía y marchita, sin ánimos de vivirla.

Es tan agobiante sentir que todo es una monotonía,

estoy como él otoño donde las hojas caen con la brisa,

mis árboles se secan, así como las ganas de tener alegría.

Todo está en silencio, no encuentro la salida,

desearía que llueva y broten nuevas esperanzas de vida.

No quiero seguir creyendo lo que dice mi mente negativa,

que no lograré que renazcan nuevas hojas en medio de mi agonía.

Pasan los días, y hoy quiero darle fin a esta sequía.

Ya aprendí lo suficiente, le daré al otoño la despedida.

Es tiempo de rocío, llega la primavera a mi vida.

Aprendí que es necesario que las hojas caigan del árbol,

para poder renovarme, crecer y volar más alto.

Ahora sonrío porque gracias al otoño recibí flores como regalo.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Lección de Vida

Ella se sienta, y en frente tiene dos puertas, una es mala y la otra buena, pero le toca escojer a ella y tiene tanto miedo de equivocarse, por irse a la primera, porque eso es algo común en ella que siempre vuela y no piensa, a veces suele decir incoherencias pero es tan loca que sus ocurrencias pueden volarte la cabeza.

Pero esta vez, tiene que estar seria y escojer una puerta, se pregunta ¿Como sabré cual es la correcta? ¿Y si cruzo la puerta y no hay salida en ella?

Pero la vida le enseña a pensar y analizar, ella necesita poner su mente a trabajar, la vida quiere darle una lección que no podrá olvidar.

Cada una de las puertas tiene un escrito, la primera dice: Bienvenido al paraíso, donde reina tus mejores caprichos y la otra: Entra, algo te espera, no te asustes solo intenta.

Es tan confuso para ella, pero decide irse por la primera pues le da miedo la otra puerta no sabe lo que hay detrás, ni mucho menos lo que le esperará.

Al entrar no hay nada, se pregunta donde están los caprichos que anhela su alma, y una voz en él fondo de la habitación le dice pobre niña que siempre va por la vida con ganas de que todo lo que quiere, se haga y nunca sabiendo lo que verdaderamente necesita su alma.

Ella le responde, ¿que es lo que necesita mi alma?

La voz dice con una carcajada: Lo que había detrás de la segunda puerta te hubiese dado la repuesta, pero te fuiste a la primera, no pensaste con tu cabeza y te dejaste engañar por las apariencias.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Mis cadenas.

Cadenas veo al mi alrededor, cadenas que no puedo romper y me llenan de terror. No logro entender como fue que llegué aquí y por qué deje que me ataran así, no entiendo.
¿Quien me tiene aquí? ¿Por qué no logro salir?

Me muevo y trato de huir pero al correr me arrastran las cadenas a este lugar tan frío y gris, he intentado romperlas pero son fuertes, imposibles de partir, he tenido llaves pero ninguna encaja, son tan difíciles de abrir, me doy por vencida, me canso y vuelvo a dormir. Es la rutina que ya vive en mí.

Entro en un sueño que cada día tengo, analizo con prisa, porque él final nunca encuentro, siento que trata de decirme como llegué a este agujero pero siempre despierto antes de descubrir cual fue ese mal movimiento que me enredó y me condenó a estar sin libertad, que no me permite volar, que no me deja soñar.

Lo único que recuerdo, es un árbol grande y viejo, veo una mano que me guía a ver lo que tiene detrás, es algo que no logro diferenciar porque hay mucho viento, y entonces me acerco, me da mucho miedo y ahí es donde despierto.

Hoy me atreveré, dejaré el miedo y miraré lo que hay detrás de ese árbol viejo, hoy descubriré que es lo que me ha atado todo este tiempo, hoy sabré que es lo que no me ha dejado cumplir mis sueños y por fin conoceré como luchar contra eso.

Volví a soñar, y esta vez si me empecé a acercar, iba paso a paso al árbol cada vez mas cerca y tenia mucho miedo y suspenso de saber lo que había detrás, al llegar no pude aguantar las ganas de llorar, empecé a temblar, no podía creer que todo este tiempo he estado encadenada por mi misma, yo era mi prisionera, yo misma estaba acabando con mi vida.

Detrás de ese árbol viejo, había un espejo y en él estaba mi reflejo.

Yo era la culpable de mi sufrimiento y nunca estuve atada pues siempre tuve mis alas pero nunca las vi, pues estaba concentrada en las cadenas que supuestamente me atormentaban.

Pero podía salir mucho antes de lo que me imaginaba, yo era la llave, por eso buscaba y no la encontraba.

Ahora ya se que debo hacer cuando me sienta aprisionada, pues aunque me caiga se que tengo mis alas, para no volver a ese lugar que yo misma imaginaba, y que a mi mente dominaba.

“Tu tienes él poder de atarte o liberarte, tu mente es la que tiene esa clave, siempre sé positivo y lucha por superarte”

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Oscuridad.

La noche es fría, las tinieblas arropan cada espacio y no permiten que des ni un paso, se escucha solo un vacío, un silencio que da miedo, es un silencio que da espanto.

Así es la lucha que tengo conmigo misma, es como una pesadilla que no tiene salida que por más que intento al final vuelvo y me siento pensando que no se que hacer con esto.

Es algo irritante la oscuridad porque no sabes cuando viene, y muchos menos cuando se va y tampoco sabes si eres tu quien la llama o ella viene de la nada. Lo único que sé, es que me apaga y me acompaña hasta quitar toda la luz que quiera darme esperanza.

Y aunque a lo lejos veo como la luz se asoma cada mañana, siento que no puedo correr en este túnel para alcanzarla, pero esta oscuridad me hace valorarla y ella no lo sabe, pero me hace cada vez más desearla porque estas tinieblas me cansan y anhelo con ansias un poco de calma.

Si no puedo ir a la luz, la llamaré cuando salga cada mañana, gritaré con todas las fuerzas para que se asome por mi ventana tal vez así me escuche y venga a salvar mi alma, y si llega estoy dispuesta a correr así no vea nada, se que me iluminará él camino y saldré de esta oscuridad que me tiene encerrada.

“Cada uno de nosotros tenemos una oscuridad que nos deja avanzar, pero al final del túnel siempre habrá una luz que te esperará, solo llamala, solo anhela poder ser libre y esa luz vendrá. No te quedes estancando(a) los problemas siempre vendrán lo importante es levantarse y continuar”

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Cinco letras.

Siento que no puedo describir con palabras él amor que siento, es inefable, es incomparable, inmarchitable; tanto así que ni yo misma logro comprender como llegué a éste punto de mi vida donde no hago otra cosa más que amarte, que pensarte, como nunca lo hice con nadie, es tan fuerte y al mismo tiempo tan sorprenderte, ya mi corazón no sabe donde guardar tantos sentimientos pues has ocupado todo él espacio de mi vida, incluso hasta mi subconsciente.

Nadie lo comprende y no quiero hacer ni él mínimo esfuerzo por explicar lo que siento, solo a ti te digo con cinco letras lo que en mi corazón arde como fuego, es un Te amo lo que siento, es un huracán, un torbellino, una tormenta que invade mi vida, que llena mi alma y hasta mi cuerpo se eriza por esa peculiar fragancia que solo tu provocas cuando de la nada llegas y me abrazas, cuando te acercas, cuando me besas, cuando trasmites tu magia con tu mirada y con la increíble capacidad de hacerme sonreír, porque solamente tu tienes ese don tan hermoso de hacerme feliz.

Y con cinco letras que dicen TE AMO tal vez no abarcan este amor tan extenso y tan alto, pero esa palabra expresa que mi corazón te elegirá siempre y te buscará así pasen los años, porque no es sólo decirla es sentirla en lo más profundo de tu vida, esa palabra hay que vivirla y contigo a mi lado es que yo puedo sentirme viva, por eso no me cabe duda de que eres la única persona que he amado, y que me perdonen los amores pasados, pero nada es semejante a lo que estoy experimentado, y tu has sido la única persona que me ha hecho tocar él cielo con tu labios, contigo he volado y he alcanzado lo prohibido, lo que nadie a encontrado.

Nuestro amor será protegido por la unión de dos corazones que continuamente se piensan, se buscan en el día y se llaman por las noches, suplicando encontrarse para así poder amarse, estos corazones no soportan la idea de no tenerse, porque siempre están necesitándose.

Tu corazón y él mio siempre tendrán bordados nuestros nombres.

Porque nadie ocupara ese territorio, siempre seremos nuestros, siempre nos tendremos.

Siempre nos amaremos.

Porque este amor será eterno.

Y con cinco letras lo sellaremos.

-Iliana Torres, Inmarcesible.