La magia de tus ojos.

En tus ojos hay magia y aunque no lo sepas es una magia que me desespera, que me eleva, que hace que me pierda, tu mirada hace que me enloquezca.

Y aunque suene extraño tu mirada tiene magia, porque me acelera él corazón, me hace perder la razón, me llena de ilusión y me llena de alegría, porque no desearía nada más en mi vida que perderme en tus pupilas.

Su tono es perfecto. No son verdes ni color cielo, es un marrón intenso, claro como la luna y fuerte como él viento. Al verme veo como brillan y se paralizan, parecerá insólito pero escucho como gritan, si, Gritan miles de palabras que su boca no logra decirlas.

Y esa inexplicable melodía que transmite su mirada hace que mi cuerpo se estremezca y me hace cada vez desearla con más ansias, provoca una sed insaciable, que no para. Mi piel se eriza, mis piernas tiemblan, mi voz se corta y mis ojos con los suyos se conectan y esa magia nos eleva. Nos eleva hacia nuestro mundo donde existe un “Para Siempre” y juntos reinamos éste amor tan fuerte.

Es una conexión que solo nosotros entendemos y nunca nos cansaremos, así pase él tiempo y no volvamos a vernos. Yo sé que en el momento donde nuestras miradas vuelvan al encuentro, surgirá esa magia y juntos volaremos, hacia lo más prohibido, hacia lo más bello, alejado de este mundo de odio y sufrimiento.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Anuncios

Morí en él Intento.

Temía que pasara esto, me llenaba de suspenso en no saber lo que pasaría luego y pasó: me rompí en llanto, morí en él intento, extraño estar en tus brazos, sentir tus besos, acariciar tu cuerpo y por eso muero.

Una vez pensé que no pasaría esto, imaginé que estaríamos juntos de nuevo, amándonos, sintiéndonos y aumentando este amor tan bello. Por eso intenté sin importar los vientos, por eso luché a pesar del infierno que cada día venia y me hacia sentir tanto miedo, nunca me importo seguía intentando, obstáculos derribando, pero morí, morí en él intento, morí amándote, morí esperándote.

Ahora solo me queda nuestro recuerdo, ahora solo respiro él aroma de tu cuerpo, ahora solo me queda soñarte e imaginarte, ahora sólo deseo poder levantarme y seguir adelante, a pesar de que morí, morí por ti, al amarte.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Lo siento no soy perfecta.

Lo siento no soy perfecta y nunca he querido serlo, porque no somos de hierro, todos pasamos por malos momentos, eso hay que entenderlo.

Si, un día puede que esté sufriendo, pero igual esté sonriendo e incluso ayudarte aunque yo esté muriendo por dentro. Pero a veces no puedo, yo necesito desahogarme y en ocasiones aislarme.
No puedes exigirme estar bien, cuando no vives lo que yo vivo, no sabes lo que se siente, solo yo lo sé. No todo él tiempo voy a decir que lo que me pasa esta bien, ya lo superé, porque en ocasiones todo lo tiraré porque hay dolores que no se quitan de una vez.

Se que hay que ser fuerte, pero lo he sido tanta veces, que si quiero decaer ésta vez, esta bien, no tiene nada de malo, ya me levantaré, a veces necesitamos caer para volver a renacer, así como cuando llega él otoño y las hojas de los árboles se caen, no estarán ahí todo él tiempo necesitan renovarse, tienen que secarse, y con lleva un proceso pero nacen. Ahora son nuevas hojas, fuertes y llenas de color cuando llega la primavera, cuando él otoño ya pasó.

Así que normalicemos él hecho de que todos tenemos debilidades, y no somos perfectos, a veces caemos, pero no juzguemos, solo ayudemos.
Solo necesitamos tiempo para volver a levantarnos y seguir caminando, tal vez ese tiempo sea mañana, o dentro de una hora por eso no hay señalar, solo esa persona sabe él tiempo que se dará para sanar.

“Si hoy no quiero sonreír, esta bien. Mañana lo haré.
Si hoy no quiero salir, esta bien. Mañana saldré.
Si hoy quiero llorar, esta bien. Mañana amaneceré con ganas de vivir y de sonreír porque me levantaré y floreceré, ya que él otoño se fue.”

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Promesas Incumplidas


Conocí a la persona más hermosa del mundo, iluminaba mi vida con tan solo su sonrisa, me llenaba de alegría, me perdí de mi misma porque sentía que él me protegía, creía que era para mí, porque tenía todo lo que quería, todo era perfecto pero resultó siendo una mentira, y me enamoré profundamente de una fantasía, de esa persona que no existía, que me llenaba de promesas vacías, que yo creía y que cada día le entregaba todo de mi, porque pensaba que entregándole todo jamás se iría.
Cuando descubrí su mentira lloré noche y día buscando a esa persona que pensé que conocía, pero nunca lo encontré porque solo fue una ilusión que me hizo creer que era el amor de mi vida y le hice una promesa que siempre lo amaría y lo recordaría pero como nunca existió
Ya no puedo cumplirla.
-Iliana Torres, Inmarcesible.

No siente nada.

No siente nada, no sabe lo que le pasa, no tiene ni ánimo de salir de su cuarto, quiere estar todo el día acostada, escuchando música de esa que duele en el alma, se frustra, pero no habla con nadie, no quiere ser escuchada, es una lucha que ella sola quiere ganar, y ya van varias semanas.

Ella es de esas personas que esconden su tristeza, para que nadie se aproveche de ella, porque donde se ha mostrado la han lastimado. Quiere llorar y no le salen las lágrimas solo tiene un ardor en el pecho y un vacío en su interior dice que es como estar muerta, viviendo en cuerpo que no tiene nada por dentro, dice que es como estar en cero.

Se propone hacer algo, pero al instante se le bajan los ánimos, es un martirio constante, una lucha fulminante que la deja sin aire, pero respira queriendo que cualquier día que ella se levante, sienta esa necesidad de levantarse.

-Si te idénticas, dejame decirte que hoy es él día donde tienes que levantarte y seguir adelante, tu misma, tu mismo puedes controlar tu mente, haz lo que te apasiona, sal y desahogate con la primera persona que se te venga a la memoria.

Si tienes días, semanas, meses o tal vez años así es hora de emprender un viaje, es tiempo de escribir una nueva historia, es él momento de salir y luchar por tus sueños, por tus anhelos. No dejes que nada nadie te robe tus deseos.

Eres importante y es hora de que él mundo deba saberlo.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Amor Imposible.

Aquella noche no fue 14 de febrero, pero hicimos él amor hasta morir, con mucha pasión y deseo.

Recuerdo como él me decía.

-Eres tan bonita.

Y yo hacia una estúpida sonrisa, no amo mi cuerpo y al estar desnuda sobre su pecho él me hacia sentir tan segura de mi misma.

Me dijo:

-Eres mía.

Pero con un beso le decía que yo no era de él, y él no era mío, aunque en secreto estemos unidos, y seamos prohibidos por él destino.

Me respondió:

-¿Entonces te vas?

Si, hoy es nuestra despedida, no digo que para siempre, pero es necesario alejarse, porque duele.

-Entonces hagamos él amor hasta morir, para nunca olvidar esta noche que por idiota te perdí y en mi piel quede grabada tu fragancia, y tu cuerpo que me encanta.

Y nunca olvidaré esa noche, donde dos cuerpos se hicieron uno solo, haciendo un eclipse de amor, que adornó él cielo, volamos hacia lo más alto, hacia lo que nunca nadie ha alcanzado.

Él era él Sol y yo la Luna, era nuestra noche, y fuimos complemento, hicimos el amor con dolor al mismo tiempo.

Quedamos con la esperanza de volver a encontrarnos, así pasen mil años o en otra vida tal vez, volvamos a amarnos.

Nos abrazamos y nos despedimos con un hermoso te amo, y las lágrimas se deslizaban por nuestras mejillas mientras nos alejábamos.

-Iliana Torres, Inmarcesible.

Libertad.

Eres tan llena de luz, de paisajes hermosos, tus olores son tan perfectos como él cielo que adornan las nubes y él sol brillando de extremo a extremo.
Tus colores son tan vivos, él amarillo, azul y rojo. Me siento orgullosa de ser parte de éste tricolor tan hermoso.
Te amo tanto mi querida tierra, Mi querida Venezuela, Amo todo lo que tienes, amo tus canciones y tus letras.
Pensar en lo que eres, duele. Porque eres tan viva, tan fuerte y saber que ahora estas tan débil, sin embargo luchas por mantenerte, porque eres Valiente.
Sé que brillarás y saldrás de la oscuridad
Y todos cantaremos nuestro himno “Gloria al bravo pueblo”
Porque alcanzamos la libertad.
-Iliana Torres.